Coleo y Vaquería

 

 

To play, press and hold the enter key. To stop, release the enter key.

press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom

Entre los años 2012 y 2013 pasé largas temporadas en el llano colombiano. Varias veces me invitaron a  vaquería y coleo y a mí las tripas se me retorcían de pensar en el animal, y aún siento lo mismo. Hoy entiendo estas prácticas más que antes, aunque no significa que las avale ni  las aplauda; simplemente sé que nada puede ver visto por fuera de su contexto y, de alguna manera, sé que el llanero tiene cierta rudeza que a la gente de las ciudades nos cuesta compender. Esa sensación de dominar al animal a pesar de las adversidades, de recorrer caminos extensos e incluso de haber cabalgado con ferocidad para ayudar a las tropas libertadoras de Simón Bolívar son huellas permanentes en el imaginario del llanero.